Cuidadores

El cuidador/a no profesional

Requisitos para ser designado como cuidador/a no profesional en el marco de la Ley de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia

 

Las personas con un grado y nivel de dependencia reconocido y que esté en vigor su protección, tienen el derecho a que se diseñe un programa individual de atención.

En el caso en que se valore que el recurso / servicio más adecuado es la prestación por cuidados en el entorno familiar y apoyo a los cuidadores no profesionales, se designará una persona que desempeñe la función de cuidador/a no profesional.

El personal técnico correspondiente, previa negociación con la persona en situación de dependencia y/o sus familiares, negociarán la persona designada que ha de reunir los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Residir legalmente en España
  • Ser familiar hasta el tercer grado.
  • Contar con la capacidad física y psíquica suficiente para desarrollar adecuadamente por sí misma las funciones del cuidado y apoyo.
  • Contar con el tiempo de dedicación suficiente para atender a la persona beneficiaria.
  • Asumir la responsabilidad del cuidado, aunque en el ejercicio de las funciones pueda estar apoyada por otras personas.
  • Tener disponibilidad para prestar el cuidado y atención de forma adecuada y continuada durante un periodo mínimo de un año, a partir de la resolución de dicha prestación, excepto que por circunstancias sobrevenidas e imprevisibles no pueda completar este periodo.
  • Disponer de unas condiciones mínimas de habitabilidad de la vivienda, entre las que se valorará la accesibilidad suficiente que permita el ejercicio de las funciones de cuidado personal.
  • Convir en el mismo domicilio. Este requisito constituye un elemento referencial de condición adecuada.
  • Tener proximidad física entre los respectivos domicilios, en la medida en que permita dispensar una atención pronta y adecuada a la persona en situación de dependencia. En el informe que se elabore por los servicios sociales correspondientes en el marco del Programa Individual de Atención, debe quedar constancia de que se dan las adecuadas condiciones de convivencia y relación.

 

Excepcionalmente, en el caso de varias personas cuidadoras que se sucedan de forma rotatoria, con cambio o no de domicilio de la persona en situación de dependencia, se determinarán claramente los periodos de tiempo que corresponden a cada una de ellas dentro del periodo del año natural, sin que pueda establecerse para cada una de las mismas un periodo continuado inferior a tres meses.

Cuando en el programa individual de atención (PIA), se designa un cuidador/a no profesional, éste se compromete a que se mantengan las condiciones en que se encuentra atendida la persona en situación de dependencia y, en el caso de que éstas cambien, a informar de ello para poder modificar el programa individual de atención y ajustarlo a la nueva situación que exista.