Cuidadores

El cuidador/a no profesional

Funciones del cuidador no profesional

 

Una de las prioridades de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de dependencia, es posibilitar y colaborar con el mantenimiento de la persona en su entorno habitual, bien habilitando ayudas en promoción de su autonomía, o apoyando la labor que se viene realizando en el entorno familiar para que se favorezca la atención recibida.

Entre las tareas de las administraciones implicadas en su puesta en marcha, se encuentra la de proporcionar la formación necesaria a los/as cuidadores no profesionales para mejorar los cuidados que estos ofrecen a las personas en situación de dependencia.

Los/as cuidadores no profesionales, son los responsables de la atención que se realiza.

La atención integral de la persona implica entre otros la consecución de los siguiente objetivos:

  • Promocionar la autonomía de la persona en situación de dependencia.
  • Favorecer habilidades de comunicación: interpersonal, expresión de sentimientos, asertividad, empatía y escucha activa, en relación a la persona cuidadora y al entorno.
  • Garantizar unas medidas higiénico sanitarias
  • Prevenir riesgos en el domicilio
  • Prevenir lesiones
  • Realizar las tareas del hogar, etc.

 

Sin olvidar la importancia de priorizar la formación del cuidador/a hacia la prevención del estrés y la sobrecarga de la persona cuidadora entrenando en habilidades y estrategias de autocuidado.