Cuidadores

El Cuidador Profesional

El cuidador/a Profesional

 

La diferencia fundamental entre un cuidador/a profesional y uno no profesional, se concreta, en la relación contractual que se establece entre la persona atendida y el cuidador/a.

La relación se caracteriza por ser eminentemente laboral, con un horario previamente acordado y unos cuidados especializados que permiten mejorar la calidad de vida de la persona atendida.

Cuando se contratan los servicios de un cuidador/a profesional, se pretende que éste cubra una área de atención a la persona, que aquellos que están en su entorno más inmediato no pueden abordar, para ello el profesional tiene que estar formado y especializado en las funciones que desempeña.